Shop Mobile More Submit  Join Login
Desde que Horny había empezado a ir al gimnasio, se le notaba mucho más alegre. Eso le daba mucho gusto a Kinky, y se sentía feliz por ella, sin embargo, había algo en ello que le hacía sentir muy incómodo.

Aquello lo traía muy distraído, y quien lo viera podría notarlo por el simple hecho que había dejado pasar la oportunidad con al menos dos chicas hermosas aquella mañana, pero él no lo notaba, y no había nadie cerca de él para notarlo.

Una chica lo observa con curiosidad, y por compromiso, él le regresa la sonrisa aún distraído. No estaba teniendo un buen día, así que decide regresar a casa temprano.

Apenas se levanta del asiento, siente que algo lo golpea desprevenido del costado. Aquella chica a quien le había devuelto la sonrisa ahora estaba abrazado a él de forma muy melosa.

-Sabía que también sentiste lo mismo que yo desde que te vi. ¡Ha sido amor a primera vista!

-¿Eh?

-Nuestra boda será maravillosa, nuestros hijos serán hermosos, y no habrá nada en el mundo que pueda separarnos por el resto de nuestra vida.

Kinky la ve con una mirada mezcla de confusión y terror, sin saber que hacer en ese momento.

Horny & Kinky
Cazador cazado


-¡Te lo juro! ¡Esa chica está afuera del apartamento en este momento esperando a que salga!

Kinky se asoma entre las persianas cerradas, observandola en la banqueta, volteando a ambos lados. La chica voltea hacia la ventana, y Kinky se oculta rápido esperando no le haya visto.

-Realmente creo que estás exagerando. No puede ser tan malo que una chica te esté buscando. Y por lo que me dices, parece una chica dulce.

-Pero...

-¿Qué pasa?

-Es que... No se...

-Mira, si ella no es tu tipo, es mejor que se lo digas directo y pronto, antes que quede ilusionada.

-Pero...

-Ya me voy al gimnasio. Resuelve tus problemas con ella, estoy segura que cuando regrese, ya todo estará resuelto entre ustedes.

Horny sale del departamento, dejando a Kinky solo, quien piensa como enfrentaría a su pequeña acosadora.



Horny llega a los vestuarios  del gimnasio, donde se prepara para empezar su entrenamiento del día. Al salir de estos, un chico parece reconocerla.

-¿Horny? ¿Eres tú? ¡Cuanto tiempo sin verte!

Horny reconoce a un viejo amigo al cual no había visto en más de un año.

-¡Vaya! ¡Pero que coincidencia encontrarte en el mismo gimnasio!

-¡Ha pasado tanto tiempo! Y bueno, quería probar un nuevo lugar para variar. ¿Cómo has estado?

-Bastante bien, gracias. Creo que nunca había estado mejor. ¿Y tú?

-Soltero, guapo y disponible como siempre. ¿Qué hay de ti? ¿Ya tienes pareja?

-Eh... ¿Por qué no vamos a hacer ejercicio mientras platicamos?



Kinky abre la puerta del edificio, asomandose afuera cautelosamente.

-Ser directo con ella... Aclarar las cosas... No puede ser tan difícil...

Kinky no ve a la chica en el lugar donde había estado aquélla mañana, así que supone que quizá había desistido después de todo. Un poco más tranquilo, sale del edificio para continuar con sus actividades día a día.

Kinky está casi por llegar a la esquina de la cuadra, cuando, aparecida de la nada, la chica se lanza contra él en un abrazo que lo tumba al suelo.

-¡Habías tardado tanto en salir! ¡Ya estaba preocupada por ti!

-Amm... Hola...



-Eres rápida en las estaciones- Dice el viejo amigo de Horny al alcanzarla finalmente.

-Es la práctica.

-Me decías entonces que estás viviendo ahora con un chico... ¿Llevan mucho tiempo juntos?

-Casi un año.

-¿Y tienes una buena relación con él?

-Compartimos muchas cosas en común, y es un chico muy divertido... Yo diría que sí...

-¿Y planean...

-¡Te veo en la siguiente estación! ¡No te retrases mucho!- Se levanta y continúa con el ejercicio siguiente.

Su amigo se queda viendo a ella, con confusión en su rostro.




En Xokolatería, Kinky toma un chocolate frappe con la chica que estaba detrás de él. Sentía que era lo menos que podía hacer dado la noticia que debía darle.

-Mira... No se bien como decirte esto... Hay veces que la gente necesita tiempo para conocerse, para saber que realmente hay amor entre ellos y las cosas pueden funcionar... Y asegurarse que sea mutuo... ¿Sí comprendes lo que te estoy diciendo?

-Eso creo...

Kinky suspira un poco más aliviado, viendo que ella lo estaba tomando tan bien.

-¿Entonces nuestra boda no va a ser en el próximo mes? Está bien, puedo esperar un poco más.

-...



Horny sigue adelantandose a su viejo amigo en las estaciones, se sentía tan alegre de ver que era superior                         a un hombre en aquellos ejercicios. Mira atrás viendo a su amigo esforzandose por alcanzarla.

-¿Te está molestando ese chico?

-¡Para nada! Es tan solo un viejo amigo y nos estamos poniendo al corriente, solo que es un poco lento y no quiero retrasarme, y...- Voltea a ver con quien hablaba, y descubre apenas que se trata de su entrenador. Ella le sigue hablando, aunque ahora en balbuceos inentendibles.

-De acuerdo. Si tienes algún problema con él o cualquier otra persona, solo dime. ¿De acuerdo?

Ella le responde igualmente con balbuceos.

-Por cierto, creo que no estas haciendo bien los ejercicios por hacerlos rápido, pero ya es tarde para corregirte. Igual mañana estaré más pendiente de ti para revisar esos detalles.

Horny sigue balbuceando mientras él se aleja para revisar a otro de los chicos en el gimnasio.



Kinky huye veloz por el parque, desesperado por huir de la pequeña acosadora, a quien después de poco más de una hora no había podido hacer entrar en razón. Ella le seguía apenas algunos metros atrás.

A lo lejos, cerca de la laguna, logra reconocer a Horny, quien ya había salido del gimnasio y esperaba por él para ir a casa.

De forma imprevista, Kinky llega a su lado, y dando apenas tiempo a Horny de reconocerlo, él la toma de los hombros, y la besa intensamente en los labios. La pequeña acosadora logra verlos desde lo lejos, y con el corazón roto, huye del lugar entre lágrimas.

-¡Lo siento mucho! ¡Era la única forma de librarme de ella!- Le dice cuando finalmente se separa de ella.

-Yo lo se, descuida...

-¡Pero lo lamento de verdad! No era mi intensión...

-Descuida, todo está bien. Ya pasó.

Kinky recupera el aliento, ahora más tranquilo de que todo hubiera terminado, y todo estuviera bien con su amiga. Tras un momento, una vez recompuesto, le sonríe de forma pícara.

-Aunque... Fue bastante agradable... No me molestaría repetirlo...

Horny tan solo se ríe. -Me imagino que no.

-Seguro también te pareció agradable... ¿No te gustaría intentarlo de nuevo?

Horny solo le da unas palmaditas en la cabeza, y sonriendo, camina de regreso a casa.

-Eso... ¿Fue un sí?
El otro día hablaba con una amiga sobre la historia, y nos preguntamos ¿Cómo sería si los papeles se invirtieran? El resultado fue esta pequeña acosadora siguiendo a Kinky por todos lados.

Aprovechando el capítulo, quise hacer algo ligeramente parecido para Horny, aunque distinto para explorar otro enfoque. El resultado fue este viejo amigo que claramente le está coqueteando, y aunque ella parece estar evitandolo, en realidad ni se ha dado cuenta de lo que está pasando.

Al final, el amor de la pequeña acosadora era un amor imposible, y nunca pudo ser... :(

Y bueno, quizá antes no se notaba tan claro, pero parece ser que Kinky tiene un interés especial en Horny -u-...
No comments have been added yet.

Add a Comment:
 
×

:icondaphyre: More from daPhyre



More from DeviantArt



Details

Submitted on
April 28, 2014
Link
Thumb

Stats

Views
78
Favourites
2 (who?)
Comments
0

License

Creative Commons License
Some rights reserved. This work is licensed under a
Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 License.
×